CONTAMINACIÓN ACÚSTICA

De Leonardo

Saltar a navegación, buscar

Recurso.pngPresentaciónes y Documentación AGENDA 21



Contenido

Prensa.png GUIÓN

a)Definición de sonido, ruido y contaminación acústica.

b)Clasificación de los ruidos : Según su procedencia Según su nivel : Unidades de medida. Niveles de ruido.


a)Naturales.

b)Costumbres individuales.

c)Obras : Públicas y/o privadas.

d)Relacionadas con la industria.

e)Relacionadas con el sistema social.


a)De carácter físico.

b)De carácter psicológico y conductual.



a)Técnicas : Mapa acústico de las ciudades. Disminuir el ruido en el tráfico. Dispositivos antirruido.

b)Educativas.

c)Políticas.

d)Legislativas (se estudiarán en punto 5).


a)Político-económicas.

b)Culturales.

c)Comportamientos individuales.

Entrevista col el Jefe del Departamento de Control acústico del Ayuntamiento de Madrid.

Ejemplos de tipos de ruidos y su nivel.

Prensa.png INTRODUCCIÓN :

    a / Definiciones de sonido, ruido y contaminación acústica :

Los seres vivos más evolucionados, animales y humanos, disponemos de varios sistemas de comunicación con el medio ambiente y entre nosotros; todos ellos están basados en la posibilidad de emitir y recibir mensajes que se transmiten a través de diferentes canales .Una de estas formas de comunicación es la emisión y recepción de ondas sonoras que se transmiten por vía aérea, es decir los sonidos.

Podemos, pues, definir el sonido como “el efecto de la propagación de las ondas producidas por cambios de densidad y presión en los medios materiales y que produce una sensación en el órgano auditivo”.

Estas ondas sonoras pueden transmitirse por el aire con diferente longitud de onda lo cual dará lugar a distinta frecuencia de onda y que en nuestro oído se traducirán en lo que denominamos tonos graves o agudos .A su vez podrán ser emitidas a volúmenes más o menos elevados, y mantener una duración temporal más o menos amplia .Por ello, la clave para analizar los sonidos e interpretarlos, son los citados parámetros: FRECUENCIA, VOLUMEN Y DURACIÓN.

Sin embargo, este beneficio del que nos ha dotado la evolución a algunos seres vivos, hay circunstancias en que se puede convertir en algo no deseado e incluso molesto en diferentes gradaciones .Cuando los sonidos pasan a tener este condicionante de desagrado en el receptor, pasamos a denominarlo ruido.

Nos encontramos con una circunstancia evolutiva en nuestra especie, que no sólo nos permite utilizar los sonidos mediante los sistemas de emisión –recepción de los que hemos sido dotados en nuestro organismo, sino que en nuestra evolución hemos sido capaces de inventar sistemas externos de amplificación de este tipo de percepciones.

Por otra parte, y formando también parte de nuestras características evolutivas, los seres humanos hemos desarrollado una serie de tecnologías que conllevan una abundante emisión de ondas sonoras no producidas directamente por nosotros mismos sino por el tipo de sistema social que hemos creado.

Cuando ese sistema de sociedad tiene tantos elementos sonoros de diferente frecuencia, volumen y duración que pueden llegan a interferir con nuestra salud, es cuando hablamos de CONTAMINACIÓN ACÚSTICA.


b/ Clasificación de los ruidos :

Los ruidos para estudiarlos en relación a la contaminación acústica los podemos clasificar desde dos criterios : Por su procedencia que se analizará en el punto 2 de este trabajo. Por su nivel , que pasamos a estudiar a continuación en los siguientes apartados : Unidades de medida. Niveles de ruido y ejemplos.


Unidades de medida: La intensidad de los distintos ruidos se mide en decibelios, unidad de medida de la presión sonora. El umbral de audición está en 0dB (Mínima intensidad del estímulo) y el umbral de

dolor está en 120 dB. El oído humano tiene la capacidad de soportar cierta intensidad de los ruidos; si estos sobrepasan los niveles aceptables, provocan daños en el órgano de la audición. En la ciudad, los niveles de ruido oscilan entre 35 y 85 dBA, estableciéndose que entre 60 a 65 dBA se ubica el umbral del ruido diurno que comienza a ser molesto. Niveles de ruido: Entre 10 y 30 dB, se considera muy bajo. Entre 30 y 55 dB, el nivel es bajo. A partir de 55 dB y hasta los 75 dB, el nivel se considera ruidoso. El ruido fuerte se alcanza entre 75 dB y 100 dB. A partir de 100 dB, estamos ante un ruido intolerable. A partir de 120 dB, se genera daño al oído. Umbral de dolor : 140 db

Prensa.png TIPOS DE CAUSAS DE CONTAMINACIÓN ACÚSTICA :

Según la procedencia de los ruidos podemos clasificar los ruidos de la siguiente forma :

Naturales : Ciertos fenómenos meteorológicos. Costumbres individuales: Equipos electrónicos, de las casas particulares, volumen de voz….. Obras públicas y/o privadas : Construcción de edificios, reparación de calzadas, reparación de sistemas de abastecimiento de servicios…. Relacionadas con la industria: Talleres o industrias en las cuales se utilizan maquinarias, herramientas , etc. Relacionadas con el sistema social : Ciudades ruidosas, tráfico privado o público, aeropuertos, lugares de entretenimiento, diferentes ruidos de la calle…

El ruido en las ciudades por encima de los 70 decibelios (dBA) se considera como un ambiente ruidoso, mientras que si está por debajo de 60 dBA, se halla dentro del margen tolerable.

El tráfico rodado es el causante de un gran porcentaje del ruido en las ciudades, se produce como consecuencia del funcionamiento del motor, de las transmisiones y de la fricción causada por el contacto del vehículo con el suelo y el aire.

Los vehículos más ruidosos son los autobuses seguido por los turismos, y por ultimo las motocicletas. Sin embargo, el mal mantenimiento de algunos de los motores puede hacer cambiar esta circunstancia. Por ejemplo un ciclomotor sin silenciador es mas ruidoso que un turismo. En este aspecto hay que tener en cuenta que actualmente los ciclomotores no pasan ninguna inspección técnica, lo cual hace que dependamos de la educación y ciudadanía de su dueño.

Otros elementos con gran importancia en la producción de ruido son el incremento de la velocidad, la cantidad de vehículos que circulan, el tipo de calzada, su conservación, y el trazado de la vía.


Las principales contribuciones energéticas a la contaminación acústica ambiental serían aproximadamente las siguientes: Transporte por carretera 80% Actividades industriales 10% Tráfico ferroviario 4% Otros (tráfico aéreo, obras públicas. .etc).. 6% El ruido producido por las aeronaves es un grave problema ambiental que afecta a los núcleos urbanos situados en las proximidades de los aeropuertos. El nivel de ruido provocado por un avión a reacción en fase de aterrizaje medido a 2km de la pista puede llegar a superar los 115dB, nivel de intensidad molesto e incluso doloroso para algunas personas.


El tráfico ferroviario presenta una influencia relativa, ya que está delimitado a las cercanías de las vías férreas y estaciones o línea de metro que produce el problema adicional derivado de las propagación de las vibraciones y ruido de baja frecuencia a edificios próximos. Otras actividades sociales que constituyen fuentes habituales de ruido son: mercados y locales comerciales, reparto urbano de mercancías, recogida de basuras, espectáculos y actividades musicales, colegios, instalaciones comunitarias (sistema de ventilación) y obras públicas.

Prensa.png CONSECUENCIAS PARA LA SALUD

La primera declaración internacional que contempló las consecuencias del ruido se remonta a 1972, cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) decidió catalogarlo genéricamente como un tipo más de contaminación. Siete años después, la Conferencia de Estocolmo clasificaba al ruido como un contaminante específico. Un informe publicado en 1990 presentaba a España como el segundo país con mayor índice de ruidos del mundo después de Japón, y estimaba que el 74% de la población estaba sometida a niveles superiores a los tolerables. Para tener una aproximación de la percepción de la audición del oído humano, se creó una unidad basada en el dB que se denomina decibel A (dBA). En cuanto a las consecuencias que el excesivo nivel de ruido provoca en el organismo humano , están claramente estudiadas y establecidas ; en el hombre pueden ocasionar desde molestias a daños más serios . Se pueden clasificar en dos tipos según las manifestaciones mórbidas :

A/ De carácter orgánico : El ruido puede puede causar efectos sobre: 1.- Sistema cardiovascular, con alteraciones del ritmo cardíaco, riesgo coronario, hipertensión arterial y excitabilidad vascular por efectos de carácter neurovegetativo. 2.- Glándulas endocrinas, con alteraciones hipofisiarias y aumento de la secreción de adrenalina. 3.- Aparato digestivo: Alteraciones del aparato digestivo (hiposecreción salivar y gástrica, digestión lenta y úlceras gástricas).


4.- Alteraciones en el aparato respiratorio :Alteración del ritmo respiratorio. 5.- Órganos de la audición :Produciendo diferentes grados de sordera ,desde una hipoacusia leve hasta una sordera total según lo continuada y frecuente que sea la exposición a un nivel de ruido muy elevado. .B/ De carácter psicológico y conductual : Otras afecciones más difíciles de relacionar , de forma objetiva con la contaminación acústica, pero claramente relacionadas con ella son : a.- Tendencia a actitudes agresivas. b.- Dificultades de observación, concentración, rendimiento y atención , lo cual puede conllevar déficit en la productividad laboral ,mayor facilidad para sufrir accidentes laborales o de tráfico, etc c.- Perturbación de los ritmos de descanso y sueño –alteración del ciclo circadiano. d.- Ansiedad, irritación psíquica , nerviosismo.

Prensa.png MEDIDAS PARA CORREGIR LA CONTAMINACIÓN ACÚSTICA

En la actualidad, los Municipios, las Comunidades Autónomas y la Administración General del Estado gestionan más de 366.000 quejas anuales provocadas por ruidos de toda índole (desde trenes. autopistas o viaductos, pasando por edificios públicos hasta llegar a las quejas provocadas por bares de bajos en edificios, vibraciones, animales domésticos o discotecas).

Las medidas correctoras de la contaminación acústica pueden ser de diferente índole :

Técnicas. Políticas. Educativas. Legislativas (estas últimas las analizaremos en el siguiente punto del trabajo).

A/ MEDIDAS TÉCNICAS:

                  -a. Mapa acústico de las ciudades.
                  -b. Disminuir el ruido del tráfico.
                  -c. Dispositivos antirruido

Los métodos técnicos para contrarrestar los ruidos excesivos, se clasifican en activos y pasivos (los más desarrollados) y actúan sobre la fuente que los produce. Es conocida la eficacia de métodos pasivos como los absorbentes superficiales (pantallas acústicas), silenciadores reactivos, materiales porosos, soportes antivibratorios o resonadores. Estas técnicas responden a un planteamiento defensivo, lo que limita su efectividad última, y un ejemplo de ello lo encontramos en la arquitectura (sólo se insonorizan teatros, cines y auditorios) y en la planificación urbana. Esta última abarca aspectos tan determinantes como el tipo de construcción de la calzada, cuya calidad incide en los niveles de ruido producido por el rozamiento de los vehículos, que pueden ser incluso superiores a las vibraciones del motor del coche. Por otra parte, una buena medida para disminuir el impacto acústico es, simplemente, disminuir actuar de forma directa sobre las principales causas de la producción de ruido.

a.-Mapa acústico de las ciudades Las ciudades debido a su estructura urbanística, son ruidosas por naturaleza. Una primera acción para mejorar esta incorrecta planificación sería la de elaborar un mapa acústico (medida y análisis de los niveles sonoros de diversos puntos de la ciudad), centrándose en el tráfico rodado pero sin olvidar otros emisores de ruido. A partir del estudio, se podrían adoptar medidas defensivas y preventivas, contempladas a medio o largo plazo en función de la planificación urbanística de la ciudad. Algunas ciudades españolas tienen fama de muy ruidosas.

A veces estas calificaciones no tienen un rigor científico, ya que aunque existan mapas acústicos en algunas ciudades, éstos no son suficientes para comparar la contaminación sonora entre ellas, puesto que en algunos casos sólo se ha introducido el ruido en los cascos urbanos, y en otros, sólo en las horas punta o sólo por la noche. b.-Disminuir el ruido en el tráfico Se pueden tomar las siguientes medidas para disminuir el ruido del tráfico: Realizar un buen mantenimiento de los vehículos , con especial hincapié en el silenciador. Además, una presión correcta en las ruedas evita ruidos y vibraciones no deseadas. A mayor velocidad, mayor ruido. Respetar los límites de velocidad. Cuando circulamos por calles estrechas, el ruido se multiplica. Evitar acelerones y frenazos bruscos en los semáforos. Utilizar el claxon sólo cuando sea necesario o en caso de emergencia. Detener el motor en atascos o paradas. Hacer uso de los transportes públicos siempre que se pueda. Utilice la bicicleta o sencillamente intente ir a pie. Es más sano, más barato y no contamina. La Unión Europea ha propuesto para 2020 reducir en 10 decibelios la contaminación acústica producida por el tráfico. Pero esto, es realmente muy difícil, ya que los decibelios se constituyen como suma logarítmica, de tal forma que su reducción no es aritmética. Por tanto, no se trata sólo de reducir el número de vehículos, sino controlar aquellos que son "especialmente ruidosos".

Si bien en las ciudades la contaminación acústica está provocada fundamentalmente por la cantidad de vehículos y el ruido de sus motores, en las vías donde el tráfico circula con cierta fluidez, la rodadura es el problema. Se ha comprobado que una mayor porosidad y elasticidad del asfalto, hace que el ruido disminuya.

Se han están realizando pruebas con un nuevo tipo de asfalto que consiste en un betún (alquitrán) modificado con caucho reciclado, lo que lo hace más elástico, y cuya porosidad se consigue mediante pequeñas piedras. Aparece como ventaja que se reduce en 5 dBA la contaminación acústica de una carretera, pero tiene como desventaja el alto coste que tiene este asfalto y un mayor manteniendo.

c.-Dispositivos antirruido

Las medidas correctoras del ruido no sólo se estudian en las fuentes sonoras. Existen elementos que se interponen entre el emisor y el receptor del ruido que están siendo utilizados progresivamente, como es el caso de las barreras o pantallas acústicas y los dispositivos antirruido.



Las pantallas acústicas pueden adoptar numerosas formas y emplear diversos materiales (metal, hormigón, madera, vidrio, plástico, materiales cerámicos y absorbentes) y su eficacia depende, entre otros factores, de su altura y de su longitud.

Se ha demostrado su eficacia en todos los lugares en los que se ha colocado, pero en cambio hay que tener muy en cuenta el diseño de estas, ya que puede ser un riesgo para la seguridad vial, a parte de proporcionar una imagen para la carretera o la ciudad.

Además de las pantallas acústicas, se suelen utilizar también masas de vegetación. "Las pantallas vegetales, para ser eficaces, precisan una anchura de 50 metros de bosque de pino denso, para obtener una reducción de 2 a 3 dBA", Estas deben tener un correcto mantenimiento y cuidado lo cual se convierte en un gasto constante.


B/ MEDIDAS EDUCATIVAS:

Nosotros, los usuarios, podemos contribuir a que disminuya la contaminación acústica. Ello requiere nuestra implicación en evitar la producción de ruido, por un lado, y en llamar la atención a quien lo favorezca innecesaria o excesivamente , por otro.


C/ MEDIDAS POLÏTICAS :

Reducir el tráfico, peatonalizar las calles, poniendo en circulación autobuses eléctricos, o de gas, etc. Preocuparse por informar a la población de los efectos nocivos de este tipo de contaminación y de cómo prevenirlos. Hacer cumplir todas las normas referentes a la evitación de la superación de los niveles de ruido permitidos. Estructurar y poner en marcha programas educativos en caminados a todos los tipos de población ,pero incidiendo en los más jóvenes.

Prensa.png LEGISLACIÓN.

Se cuenta con una procelosa legislación en la materia :Existen más de mil normativas municipales distintas en cuanto al control del ruido y a la apertura de locales, y lo mismo podría decirse respecto a los ordenamientos jurídicos autonómicos. A nivel estatal también existen normativas de protección frente al ruido –principalmente referidas al ámbito laboral1- y lo mismo puede decirse de las disposiciones en la materia que tienen su origen en la normativa europea.

Por tanto, parece que el problema no es la falta de normativa, antes bien su exceso, y que en todo caso, como en tantas ocasiones, lo importante ahora sería pedir, demandar, exigir y coadyuvar para que esa legislación fuese efectivamente cumplida.

La primera legislación española sobre el ruido data del año 2003, sin embargo este problema se ha conocido desde muy antiguo, existiendo referencias escritas desde la Roma imperial. Las primeras normas conocidas relativas a la contaminación acústica datan del siglo XV, cuando en la ciudad de Berna se prohibió la circulación de carretas que por su estado, pudieran producir ruidos que molestasen excesivamente a los ciudadanos. En el siglo XVI, en Zurich se dictó una norma que prohibía hacer ruidos por la noche para no alterar el descanso de los ciudadanos. Uno de los problemas más graves de contaminación ambiental que se presenta en nuestro país es la contaminación acústica, que hasta fechas relativamente recientes no figuraba entre las mayores preocupaciones de tipo legislativo, actitud que ha tenido bastante que ver con que España sea uno de los países más ruidosos del mundo, tal vez el segundo, tras Japón, como ponen de relieve diferentes estudios sobre la materia.



Al ser España un país mediterráneo, y ser éstos países tradicionalmente más tolerantes con el ruido que otros países del área centroeuropea o nórdica, a este problema no se le había concedido excesiva importancia, hasta que determinadas situaciones, como las ligadas a cier-tas actividades de ocio, junto con una mayor sensibilidad hacia este tipo de contaminación, ha hecho que un gran número de ciudadanos haya acudido a los Juzgados y Tribunales en defen-


sa de unos derechos tan básicos como el derecho al descanso o el derecho a la no intromisión en la esfera íntima o privada de las personas, que tienen derecho a vivir sin esa grave pertur-bación externa que constituye la contaminación acústica.

La legislación actual vigente es la ley 3 7/2003 de 17 de Noviembre del Ruido, en la que se reconoce que hasta esta fecha, el ruido en su vertiente ambiental no ha sido objeto de atención en la normativa protectora del medio ambiente. El ruido lo trata como forma de sonido y de vibración e incluye los dos en el concepto de contaminación acústica. la entrada en vigor de la nueva Ley del Ruido (Ley 37/2003) “cuyo objeto es prevenir vigilar y reducir la contaminación acústica” empieza a dar resultados.


El ruido ambiental se define según la ley 37/2003 de 17 de Noviembre como “El sonido exterior no deseado o nocivo generado por las actividades humanas, incluido el ruido emitido por los medios de transporte, por el tráfico rodado, ferroviario y aéreo. Así como por emplazamiento de actividades industriales”.

En relación con lo que acabamos de referir, aparte de una abundante jurisprudencia que los Tribunales españoles han venido configurando en estos últimos años, destaca el informe elaborado por el Defensor del Pueblo este mismo mes de Marzo de 2.005, en el que se afirma que dicha Institución recibe anualmente 29.000 denuncias por exceso de ruido (lo cual pone de relieve la importancia del problema, así como una nueva sensibilidad al respecto). Igualmente, en dicho informe se contiene el dato de que las Administraciones locales y autonómicas reciben por su parte unas 366.000 quejas al año por este mismo motivo. En el informe mencionado se contienen frases como las siguientes: “el ruido es un impacto que afecta a la dignidad humana”, “no existe el derecho a hacer ruido”, “el ruido excesivo es un ataque permanente a la llamada calidad de vida”, “quien lo produce –el ruido- no tiene ningún derecho a producirlo ni a beneficiarse a costa del padecimiento de los demás”, “mal característico –el ruido- de las sociedades modernas, que no es lo mismo que avanzadas”, “el ruido es insalubre y un atentado grave”, “también es -el ruido-un acto agresivo”, “una instalación pública ruidosa es inadecuada”, “las quejas ciudadanas no son simples manías subjetivas”, “el ruido representa una agresión agravada por su cotidianidad”, expresiones todas ellas que manifiestan claramente la importancia que al problema de la contaminación acústica concede el Defensor del Pueblo.


Por tanto, el problema es claro: la contaminación acústica representa, en el caso concreto de España, uno de sus mayores problemas medioambientales.





Por ejemplo, el Real Decreto 1316/89, de 27 de Octubre (B.O.E. 2-11-1.989) sobre protección frente a los riesgos derivados de la exposición al ruido durante el trabajo, que establece los niveles de presión acústica a partir de los cuales se debe proceder a una evaluación del puesto de trabajo en relación con este riesgo, así como las medidas de protección que se deben adoptar en los casos en que los niveles de presión acústica superen los 80, los 85 o los 90 dB.

Prensa.png DIFICULTADES PARA IMPLANTAR MEDIDAS CORRECTORAS :

a) Político-económicas: Tanto la implantación de los dispositivos antirruido, la elaboración de mapas acústicos como la aplicación de las normas a nivel empresarial o las campañas educativo-informativas a la población suponen una inversión económica importante. Además de poder conllevar una cierta impopularidad política por su aplicación.

b) Culturales :Los factores culturales, entendemos que tienen una importancia primordial en esta materia. los ciudadanos están dispuestos a soportar diferentes niveles de presión acústica, y ello a pesar de que evidentemente los efectos sobre el organismo humano es el mismo en todos casos , dependiendo de las costumbres en las que uno se ha criado y de la tolerancia individual a los ruidos, .

c) Comportamientos individuales: Para ello es importante que la población sea consciente del problema y sus derivaciones, así como que haya adecuado nivel educativo y de respeto al prójimo

Prensa.pngPROSPECTIVA.

como horizonte esperanzador, cabe destacar que progresivamente vamos siendo más conscientes del peligro que para todos nosotros representan los elevados niveles de ruido a que nos vemos sometidos, al tiempo que vemos como cada vez son más frecuentes las medidas de protección frente al mismo, empiezan a ser habituales las pantallas protectoras en determinadas vías, el aislamiento acústico en viviendas y edificios vá lentamente mejorando, se comenta el problema que el ruido representa, aparecen artículos en prensa relativos al tema, se presentan quejas, se interponen demandas, se realizan movilizaciones vecinales para pedir una adecuada protección de la población frente a este riesgo, etc. En fin, comienza a ser valorado un poderoso lenitivo del espíritu humano que parecía olvidado: el silencio.

Prensa.png ANEXO I :

Entrevista col el Jefe del Departamento de Control acústico del Ayuntamiento de Madrid. Plácido Pereda es el Jefe del Departamento de Control Acústica del Ayuntamiento de Madrid. Dice Que es un tópico Que las ciudades españolas sean las más ruidosas de Europa. "Estamos por debajo de los italianos, turcos y griegos". - ¿Qué hay Que hacer en las ciudades para reducir el ruido del tráfico?. - Una de las cosas es reducir el espacio al tráfico y devolvérselo al peatón. Lo que hemos hecho en el centro de Madrid es calles de un único carril, se han ampliado aceras, peatonalizado calles y establecido limitaciones al aparcamiento con los parquímetros, etc. - La peatonalización, ¿es una solución para el casco urbano?. - Siempre que hablan de quitar el tráfico de las calles, yo pregunto: ¿y con que las vais a ocupar?. Porque si se llenan de gente, los vecinos reciben más ruido. Acústicamente, sí, soy partidario de peatonalizar, pero siempre que no se reemplace un problema por otro. - ¿Qué es mejor para que los vehículos de la periferia no entren a la ciudad: autorización para matrículas alternativas, aparcamientos disuasorios...? - Un sistema de matrículas alternativas supondría un costo impresionante y beneficiaría a los más pudientes, que podrían tener coches con matrículas distintas. Los aparcamientos disuasorios están mejor, pero no a la entrada de la gran ciudad, sino en los propios barrios periféricos. - ¿Los problemas del tráfico en carretera son similares al tráfico urbano?. - No, porque la circulación urbana es distinta a la de carretera. En ciudad, las velocidades son bajas, domina el ruido del motor; en carretera, el ruido dominante es el de rodadura y aerodinámica. En carretera, hay que mejorar los pavimentos y reducir la velocidad; en ciudad, reducir la intensidad del tráfico. - ¿Y las pantallas son una solución? - Para evitar el ruido producido en la Castellana no podemos poner pantallas; lo mismo para evitar que el ruido contamine al hospital La Paz. Es una solución técnicamente posible, pero absolutamente inviable, por la cantidad de pantalla que necesitaríamos. - ¿Cuál es su transporte preferido Que contamine menos en la ciudad? - El tranvía eléctrico (trolebuses, para ser más precisos), que es el transporte más ecológico.

Prensa.pngANEXO II :

- Pájaros trinando: 10 db

- Rumor de hojas de árboles: 20 db

- Un ordenador personal :40 dB.

- Zonas residenciales 40 db

- Conversación normal: 50 db

- Un aspirador : 65 dB

- Un televisor con volumen alto o un radio despertador : 65 dB

- Ambiente oficina: 70 db

- Un camión de la basura provoca 75 dB.

- Interior fábrica: 80 db

- Tráfico rodado: 85 db

- En un atasco, se llega hasta los 90 dB.

- Claxon automóvil: 90 db

- Claxon autobús: 100 db

- Interior discotecas: 110 db

- Motocicletas sin silenciador: 115 db

- Taladradores: 120 db

- Avión sobre la ciudad: 130 db


- Hospitales: 25 db

- Bibliotecas y Museos: 30 db

- Cines, teatros y Salas de conferencias: 40 db

- Centros docentes y Hoteles: 40 db

- Oficinas y despachos públicos: 45 db

- Grandes almacenes, restaurantes y bares: 55 db

Herramientas personales
Espacios de nombres
Variantes
Acciones
Menú
Utilidades